Fecha:  6/29/2015

Notarios victimas del Cartel de las Escrituras



Notarios victimas del Cartel de las Escrituras

COLOMBIA: Una banda delincuencial denominada como - El Cartel de las escrituras - fue descubierta por la Fiscalía en los municipios de Baranoa y Sabanalarga, en el centro del departamento del Atlántico, dentro de su listado de victimas incluyeron a varios notarios que, sin saber, legalizaron documentos falsos.

Estos hacían incurrir en errores a notarios públicos para que elevaran a escritura pública los contratos de ventas, de retroventas y arriendos, explicó el fiscal primero de Sabanalarga, Wilmar Gómez Orozco.

Las capturadas fueron Marleny Urueta Ruiz, Delbis Castro Estrada, Alba Vizcaíno Galvis, Ludys Escorcia Galindo y María Álvarez Martínez. Siendo liberada esta última por inconsistencias en el procedimiento de captura.

Urueta, Castro, Vizcaíno, Escorcia y otras personas integrarían la presunta banda, quienes atentaban contra el patrimonio económico de las víctimas, a través de estafas con la venta de casas.

El (CTI) de la Fiscalía estableció que este Cartel era liderado por Vizcaíno de 57 años, quien fue la única que se allanó a cargos ante la juez Beatriz Arteta Tejera. Esta lideraba la banda aprovechando su cargo de jefa del centro de cómputo de la oficina de Instrumentos Públicos de Sabanalarga para entrar al sistema y quitar o modificar las anotaciones de los certificados de tradición de las casas.

Así mismo, las docentes Escorcia (53 años) y Castro (40), y la corredora de inmuebles Urueta (57) le colaboraban a Vizcaíno en la búsqueda de clientes o personas interesadas en negociar con inmuebles.

Los estafados confiaban porque Vizcaíno, como funcionaria de Instrumentos Públicos, les garantizaba que las negociaciones eran transparentes.

En última instancia los afectados eran los notarios. Se tiene sospecha de que Urueta, Castro y Escorcia llevaban los contratos de ventas a las oficinas notariales , con pactos de retroventa o arriendos, que eran los actos jurídicos celebrados con las víctimas.

La falla de los notarios estaba en que legalizaban como escrituras públicas dichos contratos. Y los estafados solo se daban cuenta del fraude cuando expedían un nuevo certificado.

El CTI comunicó que este cartel delinquía desde 2012 y estafó a más de 19 personas en Campeche Sabanalarga y Baranoa.



Fuente: El Heraldo